Los frenos son uno de los componentes más importantes en tu auto, al grado que su correcto funcionamiento puede salvarte la vida. Por eso, no ignores los ruidos que tus frenos están haciendo. Esperar a reemplazar las pastillas de freno puede conducir a una costosa reparación.

A diferencia de los problemas mecánicos que pueden surgir de la nada, sus pastillas de freno por lo general señalan cuando el desgaste es demasiado y es necesario cambiarlas.

Sin embargo, ignorar los ruidos de chirrido cuando golpeas los frenos puede afectar no sólo a la seguridad, sino también a tu bolsillo.

La mayoría de los mecánicos altamente calificados dicen que cambiar las pastillas de freno es una tarea que puede salvar a cientos de personas.

Te decimos algunas características que se tienen cuando los frenos se deben de cambiar

Los frenos desgastados hacen un ruido distintivo cuando necesitan ser reemplazadas, dicen los mecánicos

Cuando las almohadillas se desgastan, provoca un escenario de metal sobre metal cuando la pinza frota contra el rotor. Los rotores dañados pueden hacer que el volante vibre o puede haber una sensación de pulsación mientras se frena.

Un rotor dañado o pinza es casi una señal de que las almohadillas se han desgastado. La pinza, una de las partes más importantes del conjunto de freno, funciona como una abrazadera contra el rotor cuando se aplican los frenos. Las pastillas de freno se colocan en la pinza.

Una lengüeta metálica fijada al conjunto de la almohadilla alerta a los conductores cuando las almohadillas se han adelgazado. A medida que las almohadillas se desgastan, la lengüeta se frota contra el rotor, provocando un chirrido cuando se aplican los frenos.

Esto puede ser difícil de entender para la mayoría de las personas, pero es importante tener este tipo de información para que sepamos cuándo es necesario visitar a un mecánico.